El sureste del Amazonas, el mayor bosque tropical del mundo, comenzó a emitir más dióxido de carbono (CO2) del que absorbe, así lo dio a conocer un nuevo estudio, que destaca la deforestación y el cambio climático como los principales responsables de ello.

Por medio de la revista científica Nature, investigadores encabezados por Luciana Gatti del Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil plantean que el equilibrio local de los gases de carbono se ha alterado, tras estudiar y analizar datos del periodo entre 2010 y 2018.

Específicamente, el grupo se ocupó de ver las concentraciones de dióxido de carbono y monóxido de carbono en la troposfera, capa más baja de la atmósfera terrestre, sobre el Amazonas de Brasil en dicho periodo.

Y es que el Amazonas desempeña una labor fundamental para absorber dióxido de carbono, pero su región sureste ahora genera importantes cantidades de CO2, muchas más de las que limpia.

Los expertos también describieron que las emisiones totales de carbono son mayores en el Amazonas oriental que en el occidental, sobre todo como resultado de las diferencias espaciales en las emisiones de carbono-monóxido derivadas de los incendios en la selva, con los cuales se induce la deforestación.

Esto no es una casualidad, pues argumentan que durante los últimos 40 años, el este de la ha sufrido deforestación, calentamiento y estrés hídrico en mayor escala, especialmente durante la estación seca, siendo el sureste el que ha experimentado las tendencias más fuertes, algo que está teniendo consecuencias para todo el mundo.

Los autores del estudio esperan que éste sirva para contextualizar mejor los impactos a largo plazo de las interacciones entre el clima y el impacto humano en el balance de las emisiones de carbono del mayor bosque tropical del mundo.

Sugieren que la relación entre la deforestación y el cambio climático puede tener consecuencias duraderas y negativas tanto para el balance de carbono de la región, así como para la fragilidad de sus ecosistemas, lo cual deviene en consecuencias como ésta y otras: el deshielo de los polos, muerte de especies en el planeta, aumento en el nivel del mar y sequías.

Fuente: Milenio