Las esperanzas de Italia de producir su propia vacuna contra la Covid-19 recibieron un impulso cuando la empresa biotecnológica local ReiThera informó que su vacuna experimental mostró una fuerte respuesta inmune y ningún efecto secundario importante en los ensayos clínicos de fase II o intermedia.

La vacuna, llamada GRAd-COV2, indujo una respuesta de anticuerpos contra la proteína de la espiga del SARS-CoV-2 en más del 93% de los voluntarios, tres semanas después de la primera dosis, alcanzando el 99% después de la segunda, explicó la empresa en un comunicado.

ReiThera necesita al menos 71 millones de dólares para financiar los ensayos finales de fase III. Sin embargo, en mayo pasado la compañía se vio afectada, luego de que un tribunal de cuentas estatal rechazó un plan para inyectar fondos públicos en la empresa.

La biotecnológica informó que dos comités asesores independientes habían recomendado que GRAd-COV2 pasara a los estudios de fase III, pero no facilitó información actualizada sobre la financiación.

La compañía continúa sosteniendo conversaciones preliminares sobre la posibilidad de suministrar su vacuna a la Unión Europea (UE), que busca diversificar los suministros e impulsar la producción de vacunas dentro de Europa.

“Nuestra candidata a vacuna ha confirmado su excelente seguridad y su buen perfil de inmunogenicidad en un rango amplio”, declaró el director médico de ReiThera, Roberto Camerini, quien añadió que la empresa espera poder iniciar los ensayos de fase III lo antes posible.

Los voluntarios fueron asignados al azar en tres grupos y, en función de esto, recibieron una sola dosis de vacuna seguida de una dosis de placebo; todos con un intervalo de tres semanas entre las dos aplicaciones.

Hasta el momento, Italia ha aplicado ya 57 millones 616 mil 37 dosis de las vacunas autorizadas por las agencias europeas de medicamentos, y 23 millones 800 mil personas ya recibieron el esquema completo, equivalente al 44.06 % de la población mayor de 12 años.

Fuente: Latinus.us