Con el objetivo de acceder a fondos federales, el gobierno de Quintana Roo emitió una declaratoria de emergencia para las costas de los municipios de Lázaro Cárdenas, Isla Mujeres, Benito Juárez, Puerto Morelos, Cozumel, Solidaridad, Tulum, Felipe Carrillo Puerto, Bacalar y Othón P. Blanco, ante el “inminente desastre natural” derivado del recale masivo de sargazo.

Mediante un decreto publicado el 7 de junio en el Diario Oficial del Estado, el gobierno de Quintana Roo expuso que se encuentra ante un inminente desastre natural, el cual es identificado como “fenómeno nacional perturbador de tipo sanitario ecológico”. 

“Nos encontramos ante un inminente desastre natural, identificado como fenómeno nacional perturbador de tipo sanitario ecológico ya que el arribo y descomposición de grandes cantidades de sargazo debe atenderse bajo su doble perspectiva, garantizar la protección y el uso de un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar, en consecuencia, el normal desarrollo de la salud humana”, señala el decreto.

Con el objetivo de acceder a fondos federales, el gobierno de Quintana Roo emitió una declaratoria de emergencia para las costas de los municipios de Lázaro Cárdenas, Isla Mujeres, Benito Juárez, Puerto Morelos, Cozumel, Solidaridad, Tulum, Felipe Carrillo Puerto, Bacalar y Othón P. Blanco, ante el “inminente desastre natural” derivado del recale masivo de sargazo.

Mediante un decreto publicado el 7 de junio en el Diario Oficial del Estado, el gobierno de Quintana Roo expuso que se encuentra ante un inminente desastre natural, el cual es identificado como “fenómeno nacional perturbador de tipo sanitario ecológico”. 

“Nos encontramos ante un inminente desastre natural, identificado como fenómeno nacional perturbador de tipo sanitario ecológico ya que el arribo y descomposición de grandes cantidades de sargazo debe atenderse bajo su doble perspectiva, garantizar la protección y el uso de un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar, en consecuencia, el normal desarrollo de la salud humana”, señala el decreto.

Se instruye a formar un Comité Transitorio que determine con precisión las suspensiones, restricciones, recomendaciones e instrucciones para el desarrollo de las actividades públicas y privadas de la población que sean adecuadas para atender el fenómeno natural perturbador atípico.

Prevén reunir 600 mdp 

Los titulares de las dependencias y entidades deberán prestar el apoyo necesario al Consejo Estatal de Protección Civil para que se activen los protocolos de emergencia ante las autoridades del Gobierno federal y, en su caso, se solicite la expedición de la declaratoria de desastre y su intervención para las acciones de prevención, mitigación, recuperación y auxilio con los fondos previstos en la Ley General de Protección Civil.

Corresponderá a la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente la supervisión del manejo integral del sargazo, bajo la óptica de residuo orgánico.

En la declaratoria de emergencia se advierte que los recursos que se llegaran a generar de la valorización del sargazo serán considerados como aprovechamientos y administrados por la Secretaría de Finanzas y Planeación del Estado.

El Mandatario Carlos Joaquín González declaró a medios locales que los recursos provendrán de los tres niveles de gobierno y de los ingresos de recaudación que se obtienen de la Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat). 

Asimismo, informó que visitó y gestionó fondos ante el Banco Interamericano de Desarrollo y ante el Banco Mundial, aunque aclaró que no significa que se obtendrán de manera inmediata.

Fuente: El Sol de México